Salud dental y niños (de 1 a 6 años)

Una buena higiene oral es uno de los factores más importantes para evitar la caries dental y los problemas bucales derivados. Una boca, libre de caries en la infancia está directamente relacionada con una boca sana en la edad adulta.

Es un buen momento para controlar hábitos que podrían causar mal posición y mal oclusión dental, entre ellos cabe destacar el uso del biberón y del chupete, que suelen comportar una deglución atípica. Es importante cuidar de la dieta (para el óptimo desarrollo de los maxilares) y la limpieza de las fosas nasales para permitir una correcta respiración nasal que reforzará su vitalidad y bienestar. Evitando que respire por la boca, mejorará su descanso y tendrá una correcta oxigenación.
La caries es una enfermedad infecciosa y transmisible, que depende de muchos factores, como son: la mala higiene oral, la transmisión prematura de bacterias, la calidad del esmalte dental, la dieta rica en azúcares, la alimentación nocturna sin supervisión, la calidad y cantidad de la saliva e incluso factores psicoemocionales que afectan a la estructura y formación dental.
Si quieres que tu hijo tenga una buena salud dental y goce de una sonrisa con sus dientes y labios en armonía, te recomendamos de que cuides de sus dientes de leche (a esta edad, es recomendable que los padres tengais un especial cuidado de su higiene dental).
De esta forma, masticará y se alimentará bien, hablará correctamente y mantendrá el espacio de recambio óptimo para sus dientes permanentes. Aproximadamente hacia los 6 años, erupciona el primer molar definitivo y empieza el recambio de los dientes incisivos.
A partir de 1 año de edad, se realiza la higiene bucal con un cepillo dental suave y adaptado al tamaño de su boca. No uses pasta o usa una sin flúor. El uso de pastas dentales fluoradas (500 ppm) es aceptable a partir de los 2 años o hasta que hayan aprendido a escupir correctamente, así evitas la fluorosis dental. En niños mayores de 3 años, puedes usar pastas dentales con un máximo de 1000-1450 ppm de flúor. La cantidad de pasta debe ser la equivalente a un guisante o un granito de arroz. Actualmente, os solemos recomendar un cepillado en seco y con una pasta dental natural, libre de flúor y de productos químicos.

“Mi recomendación es la pasta dental de Weleda a base de caléndula”

La lactancia materna suple todas las necesidades de la fase oral del bebé. Si utilizas el chupete, es aconsejable limitar su uso hasta los 18-24 meses de edad, ya que hay una fuerte asociación entre este hábito y la alteración de la posición de la lengua, ocasionando mal oclusiones (malas mordidas). Por otro lado, la succión del dedo es un hábito natural y reflejo que tienen los bebés durante los primeros meses de vida. Si persiste más allá de los 3 años, puedes consultar con nosotras, para poder valorar que decisión tomar.

En nuestra Clínica Dental, recibirás toda la información necesaria para que tus hijos gocen de una buena salud oral y general, mostrando una correcta posición dental y una bella sonrisa. Esto favorece el desarrollo de su autoestima y su bienestar.